Empezamos este encuentro brindando por todo lo conseguido este 8M. Un brindis de emoción compartida por lo que supuso la manifestación. Un 8M que esperamos que lance un debate transversal a las mujeres , que sirva como germen de un proceso de reivindicaciones que no se limiten a un día al año.

En su intervención como parte de Las Periodistas Paramos, Ana Requena también ha querido mostrar su emoción por todo lo conseguido. A continuación, se dispone a contar el primer encuentro de este movimiento. “Nuestras espectativas se vieron desbordadas por la cantidad de mujeres que acudieron”, recuerda.  Las periodistas se pasaban la palabra para contar cual era la situación en sus redacciones.

Se acordaron los puntos fundamentales de un manifiesto común: brecha salarial, techos de cristal, masculinización de espacios de tertulia, acoso sexual y violencias cotidianas.

El movimiento de Las Periodistas Paramos fue muy bonito porque demostró interés y necesidad, insiste Ana, pero también sirvió para visibilizar una preocupación social, que es la necesidad de incluir la perspectiva de género en el periodismo.