Maria Pazos es coportavoz de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNa). Según relata en nuestro encuentro, en su asociación llevan desde el 2005 luchando por un derecho básico: la existencia de un solo permiso de crianza, tanto para hombres como para mujeres, absolutamente igual en duración y forma, además de individual, intransferible y pagado al 100%.

Toda su reivindicación parte de la siguiente premisa: si hoy en día todos todos asumimos que hombres y mujeres tenemos que cuidar igual y trabajar igual, ¿cómo es posible entonces que cuando nazca una criatura a la madre le den 16 semanas y al padre 4?

Esto se debe a que, según explica Maria, «nos dicen que tenemos que ser iguales, pero en la realidad, nos están diciendo que tenemos que cuidar diferente». La mujer se convierte  así en la cuidadora principal, no sólo durante la baja de maternidad sino durante toda la crianza, lo cual la va retirando paulatinamente del empleo.

Para terminar, Maria advierte que esta situación no solo perjudica a las madres, sino a todas las mujeres porque  «aunque no tengan hijos, pertenecen al grupo que tiene más riesgo de retirarse del mercado laboral». Por tanto, seamos madres o no, las mujeres siempre sufriremos una discriminación.