Almáciga

Del ár. hisp. almáṣṭaka, este del ár. clás. maṣṭakā[‘], y este del gr. μαστίχη mastíchē.

1. f. Resina clara, traslúcida, amarillenta y algo aromática que se extrae de una variedad de lentisco.

Así se llama el nuevo proyecto de María Sánchez. Una recuperación de palabras y términos ligados al mundo rural, que se apagan a la vez que los campos se vacían. Por eso, almáciga pretende ser la resina para que estas palabras, muchas de ellas ni siquiera recogidas en el diccionario, se queden entre nosotros.

Las mujeres en el mundo rural son un poco como esas palabras, no se nombran, no son pensadas, no son habladas. María Sánchez utiliza la expresión «hermana de hijo único» de Agustina Bessa-Luís  para hablar del abandono de las mujeres en el campo, incluso por sus progenitores. Cuando era pequeña, María quería parecerse a su padre y a su abuelo, veterinarios, y no fue hasta mucho más tarde que se interesó por la vida de su madre y de su abuela, por su vida de cuidadoras, de cocineras, de ganaderas, de agricultoras. Y de ahí nace «Tierra de mujeres», su segunda novela.

Durante nuestro encuentro, ocurrió un ejercicio muy parecido al que había hecho María con su libro. Recuperamos a nuestra madres y nuestras abuelas, muchas de ellas nacidas en el mundo rural y emigradas a la ciudad, recuperamos historias que ya pensábamos olvidadas y tejimos una memoria colectiva con esos recuerdos. Así, durante un par de horas, nos convertimos también nosotras en almáciga.