«La Reforma Laboral y el Impacto en la Vida de las Mujeres»

El pasado lunes 4 de abril, La asociación Club de las 25, se reunió con la Secretaria de la Confederación de Mujeres, Igualdad y Condiciones de Trabajo de CCOO, Carolina Vidal y con su homónima, la Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, en sus célebres encuentros-comida que cada mes tienen en el Restaurante Cava María.

La presidenta del Club y un grupo destacado de sus socias, fueron audiencia y testigos de las reflexiones que allí se compartieron en las que se analizaron los cambios, ventajas y cuestiones por resolver, que ha traído la esperada reforma laboral al mercado de trabajo de las mujeres.

En ambas intervenciones, tanto la Secretaria de la Confederación de Mujeres, Carolina Vidal como la Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, llevaron a cabo reflexiones centradas en los objetivos que las dos organizaciones sindicales mayoritarias tienen en sus programas de Igualdad y empleo y que esta reforma puede ser un punto de inflexión positivo en la consecución de dichos objetivos de mejora, en la vida laboral de las mujeres.

Conceptos como la brecha salarial, desde la perspectiva de género, la revalorización del SMI y su subida proporcional, la conciliación laboral y las cargas que las mujeres soportan y ralentizan su desarrollo profesional y las herramientas que estas nuevas normativas han introducido en las prácticas empresariales, como los planes de igualdad que suponen nuevos códigos de análisis y diagnostico, para poder introducir posteriores mejoras que favorezcan la equidad y valores mas democráticos en la cultura empresarial. Igualmente se habló sobre del logro que supone el contrato de trabajo indefinido, el fin de la inestabilidad laboral, que muchas mujeres precisan ya que son ellas las que representan el mayor número de contrataciones a tiempo parcial y por obra y servicio.

Fueron objeto de comentarios, la situación de muchos sectores del mercado, donde las mujeres están devaluadas en las categorías profesionales que se vienen arrastrando desde la década de los 80´s. Los permisos parentales, ahora también para disfrute y responsabilidad de los hombres que deciden cuidar y compartir al 50% las cargas familiares en los trabajos de producción y reproducción del espacio privado, tradicionalmente adjudicado a la mujer.